Páginas

20 de abril de 2011

Via Lactis ( Como un Via Crucis, pero de 8 estaciones )...

Primera estación
Lamiendo a Antonio

Alabado sea ese cuerpo bendito, adorado Antonio. Cuerpo de Macho, rotundo, robusto. Limpiando con mi lengua, de todo pecado, tu cuerpo y tu alma. Lamiendo y relamiendo tus pezones divinos. Y tú, gozando y gimiendo, sudoroso y extremecido por el placer otorgado. Orgulloso de mi devota dedicación, acabas ofreciéndome sobre mí, tu néctar celestial. 
Y en ese momento, Oh, Señor, te hiciste presente.
Y ya sólo tuve ojos para tí.
(En el pequeño cuarto oscuro)

Segunda estación
El primer descanso

Benditas las visiones que exaltan mi alma. Benditas sean las que engrosan mi arma.
Allí, de lado, apoyado en la pared, de nuevo Tus manos, Oh, Señor, se posaron en mi desde atrás. En pezón izquierdo y nalga derecha.
Y me susurraste al oído: Ven conmigo !!...
Y te seguí

(En la minisala del cine)

Tercera estación
Me arrodillo por primera vez

Y allí, en la zona más oscura de la sala, lugar de paso de pecadores y la más concurrida, me dijiste: Arrodíllate, y come de mí. 
Y allí me ofreciste trozo de tu cuerpo divino.
...Y comí de tí.
(Al fondo de la sala grande)

Cuarta estación
Me arrodillo por segunda vez

Levántate, Hijo mío, y sigueme.
Y de nuevo, Señor, te seguí.
Me llevaste entre butacas, te sentaste y acomodaste.
Y yo, directamente me arrodillé y esperé. 
Y de nuevo me ofreciste tu maná.
Y me alimenté de ti.
Y fué allí donde me ofreciste por primera vez los efluvios de gloria que elevaron mis sentidos e hicieron incrementar mi devota dedicación.

(Entre butacas)

Quinta estación
Y no hay dos, sin tres

Y me llevaste de nuevo allí donde te me apareciste por primera vez.
Ahora el lugar estaba vacío
Pero Tu presencia lo llenó todo.
Y en nueva genuflexión te reverencié

(De nuevo en el pequeño cuarto oscuro)

Sexta estación
En la intimidad con el Señor

No me robaste un beso, yo te lo dí.
No me desnudaste, yo lo hice por tí.
No me abrazastes, tomaste de mí.
Marchaste, y yo te seguí.

(En un lavabo)

Séptima estación
Clavado por tres estacas

Sudoroso, me hiciste sentar
Sin camiseta, me hiciste mamar.
Deliciosa estaca larga y dura.
Mientras curiosos pecadores observaban
Observaban y esperaban,
su turno.
Te retiraste y ofreciste mi boca hambrienta
Segunda estaca, fría y gorda,
que derramó languida sobre mis pies.
Tercera estaca, cálida y viciosa
que derramó viscosa sobre mi piel. 

(Al fondo de cuarto oscuro grande)

Octava  estación
Leche Bendita

Y me llevaste de nuevo a tu soledad
Y sólo cuando quisiste
Cuando me viste preparado para recibir tu don
Vertiste sobre mí,
tu siervo,
tu divina gracia.

Amén

(Entre los maderos del cuarto oscuro grande)

Así aconteció el 21 de Marzo,  y así ha sido narrado.


17 de abril de 2011

Quién eres tú para juzgarme ?

¡Qué asco!, saltó de repente en una ventana de un chat al que estaba conectado.
Reconozco que era original comparado con las típicas y aburridas ¿d dnd?, ¿edad?.
Perdona?, le contesté para luego seguir con un "Hola".
Asco de qué?, proseguí.
¡Qué asco que me das!, repitió, pero alargando la frase y ya concretando que era yo el que le daba asco, aunque seguía saber porqué, ya que ni me conocía ni yo había dicho absolutamente nada en el chat, aparte del buenas tardes, cosa que le hice saber para que me lo explicara.
Asco de lo que leo, - dijo.
Pero si no he dicho ni mu!,- le aclaré.
Asco de lo que leo en tu perfil,- acabó concretando.
Se había hecho derogar, y quedaba claro que una palabra la tenía bien aprendida. Ahora empezaba a comprender un poco.
Pero sólo un poco, pues en el perfil sólo hablaba de mamadas y de follar con condón. Si llego a poner que me van otras cosas, como que lamer pies me vuelve loco, por poner algo ligero, o eso ya sin hablar de sumisón, cesiones, lluvias doradas, dogtraining, ataduras, spank, trabajo de pezones, cera, etc... , el chico se me muere.
Debía de tratarse de un advenedizo, aún reprimido y mojigato.
Eres la vergüenza del colectivo, de la imagen que das de nosotros y por tu culpa me veo en la situación que estoy, apostilló.
Y yo flipando. Comenzaba a hinchárseme la vena del cuello...
Mira... no sé de que colectivo hablas, yo y lo que haga me retratan únicamente a mí, no represento más que a mí mismo, y la situación en que uno se encuentre depende muchas veces de uno mismo.
Acaso si lo que lees en mi perfil lo dijera un hetero tendrías esa visión de que todos los heteros hacen eso y son así. Les echarías las culpas de tus problemas ?
Y además... Quién eres tú para juzgarme?.
No me vas a convencer, comentó... y desapareció.
Reprimido, mojigato, sin argumentos para defender su opinión, y profundamente gilipollas, pensé.
...
Días más tarde, en el mismo chat:
¡Qué asco!, aparecía de nuevo en la pantalla.
Me acordaba perfectamente de la conversación de hacía unos días.
Hombre !!!, Mi cretino favorito... te echaba de menos :-) , le contesté, siendo suave con lo de cretino.
Y se marchó sin despedirse.
No he vuelto a leerle.
Afortunadamente...

14 de abril de 2011

La no cita

"Me gustan los tíos mamones como tú, y este viernes iré a que me saquen la leche.
Me encanta que me le chupen en un cine x, y si tiene gloryhole, mucho mejor. Solo doy rabo. El viernes por la tarde estaré en ese sex shop a probar un buen mamón y correrme varias veces. Llevo unos días en dique seco y necesito descargar toda la lefa que esta retenida en los huevos. Llegaré sobre las 19:00 hrs. Soy G.....".
Desde un punto de vista estricto, no me estaba citando expresamente a mí, pero el hecho de darme todos los datos era como un "si quieres ya sabes donde y cuando encontrarme".
Había leido los mensajes a primera hora del viernes, y como suele ser habitual, los viernes siempre los dedico a otros menesteres. No iba a acudir.
Sin embargo, me picaba la curiosidad. Y mucho. Así que a media tarde opté por ir.
Cuando mi vista se acostumbró un poco a la oscuridad de la sala ví que habían sólo tres personas. Un tío de lo más normal, otro tirando a atractivo con cierto toque pijo, ambos tal vez treintañeros, y el tercero que ampliamente pasaba de los 60.
Eran las 18.15 y aún faltaba bastante para que el misterioso lechero apareciese.
Apenas habían pasado diez minutos, ví como el tío normal, después de rondarme se metía en uno de los cubiculos con gloryhole. Esperaba que yo entrara ? Tal vez era lo más probable.
Apenas un par de minutos más tarde, el "pijo", que no había visto encerrarse al otro, tras rondarme, se metió en una de las salas y sin mucho recato se sacó la mortadela.
Buena tranca, y el gesto era tan obvio, que me acerqué a tocársela, y a más si hubiera esperado, pero rápidamente, con el nabo colgando fue a meterse en el otro cubiculo.
Supongo que esperaba que yo entrara en el otro, y desde ahí mamársela, pero no se había dado cuenta que estaba ocupado por el otro.
Así que, supongo, uno esperaba que yo fuera el mamón y el otro que yo fuera el mamado. Tal vez. Los más de diez minutos que ambos estuvieron encerrados, cuanto menos, me indica que hubo actividad.
Cuando salió el "pijo" me vió allí, apoyado en el quicio separador entre salas, y no sé que cara pondría cuando vió al otro salir.
Bien, si el trabajito fue bueno, a mí, en su lugar, no me hubiera importado. Pero cada uno es como es, y hasta cierto punto y dependiendo donde se meta, elige quién se la chupa.
Se marchó enseguida, y el otro, no tardó.
Mientras el posiblemente jubilado seguía sentado, visionando una horrible pelicula de los ochenta, alemana, tocándose y jadeando ante las bastante escasas escenas de sexo heteroporno.
Si dijo que sobre las siete llegaría, de 18.45 a 19.15 no entró nadie.
A 19.20 h, tiempo más que suficiente para que apareciera, me fuí.
... Y aún pude aprovechar la tarde.      

10 de abril de 2011

El grupo crece

Qué extraño me parece encontrarte sólo!, le dije a Tomás después de dedicarle un húmedo saludo.
Pues sí, ya ves... Mateu me dijo que vendría más tarde, comentó esbozando una sonrisa.
Max no puede venir hoy, pero Tavi me ha asegurado que sí, y tal vez otro pasivo, por parte de Mateu.
Y quién es Tavi? preguntó extrañado.
Un tío que ha estado leyendo los relatos del blog, y ya me comentó que quería apuntarse un día.
Apenas me había despojado de mis ropas, entró Mateu.
Y sin más preámbulos nos pusimos a la acción.

No tardó en entrar un tío que por la descripción bien podía ser Tavi. Echó una ojeada, se desvistió y se sirvió de los presentes. Sin más presentaciones.
Enseguida que pude, saludé primero su rica polla, para luego seguir con sus huevos, sus pezones, sus axilas, su boca.
Se podría decir de mí que parecía un perro husmeando y lamiendo al intruso para aceptarlo en el clan. Y es que, de hecho algunas veces me siento así.
Y respondía muy bien. Se dejaba hacer, y participaba activamente. Había conexión con el resto. Además, con su cockring, algún cachete, y algún lapo que me echaba en la cara y luego lamía, le añadía un puntito duro al asunto.
Se dejaba morder la mano, mmm... y con sus dedos en mi boca, de tanto en tanto, me dirigía hacía el punto donde quería que le diera placer. Acabé durante un buen rato, entre sentado y de rodillas en el suelo, lamiéndole sus rasurados huevos.
Y desde ahí observaba como se desarrollaba el resto de la acción. ( Si, si... esta vez no cerraba los ojos ).
Mateu follando, por fin, a Tomás, y este disfrutando como una perra.
Poco después Tavi (que efectívamente era él ) comiendo y gozando de ambos pollones, mientras yo, abajo, a lo mío.
Más tarde, Tomás mamando de Tavi y mientras yo, abajo, seguía lamiendo.  
Finalmente, me incorporé, y me dediqué un ratillo a la polla de Mateu, quién después de follar y ahora recibir tal placer no tardó en regarme con una tremenda corrida sobre mi pecho.
Se fué enseguida,  y Tavi, que estaba excitadísimo, ya no pudo contenerse más y también fluyó. Y se marchó, no sin antes despedirse.

Tomás no se había quedado sólo en ese breve rato entre que marchara Mateu y Tavi, ya que entró un tío que en un principio sólo miraba.
"O participas o t' en vas", le espetó Tomás.
No, no si yo ya me iba, le contestó semibalbuceando el otro.
"No t'estic fen fora, però si et quedes...", a lo que el otro, se sacó la polla y se la ofreció... para hacerlo callar? Jejeje...
Uy, uy, espera, espera...no tengo tiempo. Y se separó de la boca de Tomás.
Pero volvió a dársela, para otra vez, en unos segundos decir de nuevo.."Uy, uy. Es que no tengo tiempo, ya me iba".
Tavi, por esas, ya se estaba yendo, y me quedé mirando al tio "sintiempo", pensando en lo rara que es la gente. Coño, pues si no tienes tiempo, te corres y te vas, o no haber empezado, pensé.
En ese momento de pausa entró otro tio, que sin mirar al resto de los presentes ni pensárselo mucho sacó un enorme cipote y se lo dió a Tomás, que permanecía semitumbado en la colchoneta.
Puff... menos mal, pues tan grandes ni me entran por delante, y menos por detrás.
Por dos veces mamé un ratillo a Sintiempo, pero enseguida la sacaba. Se agachó y se quedó un ratillo así... "Uff, Uff... es que me excitáis mucho", dijo.
En nada, se puso de pie, se la guardó y se fué, diciendo: "me voy a dar una vuelta".
Mientras esto ocurría, el Macropolla ya se estaba cepillando a Tomás.
Al igual que Sintiempo, permaneció todo el rato totalmente vestido, únicamente con la polla fuera. No tenía yo mucho que hacer.
Estuve unos diez minutillos viéndoles como follaban. Pararon y Tomás continuó mamando. "No, no me gusta chuparla", le contestó cuando Tomás le preguntó.
Todo vestido, focalizándose sólo en uno de los presentes y a las atenciones que le ofrecían a su buen cacho carne, no ofrecía muchas oportunidades a interactuar. Me lo había pasado estupendamente, pero ahora sentía que sobraba, así que... recogí el poppers, el lubricante, los condones y me marché.
Les dejé uno, por si querían volver a las andadas, pero no sé si hicieron uso de él.

Al salir, ví a Sintiempo que seguía dando vueltas !!!.
...

Tavi

Hacía unos días que Mateu me había enviado un sms diciéndome que el jueves habían quedado en el Erotixx para otro de sus encuentros y que me apuntara. Yo conocía a Mateu de alguna otra ocasión que habíamos coincidido en otro sex shop y acepté la invitación. Después me enteré que Max también era probable que acudiera... A Max también lo conocía, a él un poco más a fondo... De hecho bastante más a fondo... Me la clava hasta el fondo cada vez que nos vemos...y eso que tiene un pollón impresionante...uhmmm!!.
Pero bueno, volvamos al día en concreto. Llegué sobre las 18h y despues de pagar y dejar las cosas en la taquilla subí y empecé a dar una vuelta a ver si encontraba a alguien conocido. Nada. Algún tío dando vueltas pero ni rastro de Mateu o Max que eran los que conocía. Al final vi a Mateu y lo seguí, entró en una cabina en la que ya había dos tios en pleno trabajo...Después de un momento entré y me encontré con su polla  pidiéndome que se la comiera. A mi eso no me lo tienen que pedir dos veces, así que me arrodillé y empecé a mamársela mientras me iba desvistiendo como podía.
Cuando me puse de pie para sacarme los pantalones se puso a comerme la polla el tío rapado que se estaba trabajando al otro que estaba tumbado en la camilla. Como mamaba el cabrón....ufff. Yo, mientras, me dediqué a las otras dos pollas que se me ofrecían...y lo que siguió a continuación fue alucinante... había rabos y bocas para todos... Mateu se folló a Tomas (después supe que era él), mientras el rapado seguia de rodillas en el suelo comiéndome la polla y los huevos durante un buen rato. Fuimos intercambiando papeles y roles hasta que hubo un momento en que Mateu no pudo más y le descargó una buena lefada en el pecho al rapado..uhmmmm!!  me puso a mil.
Después de correrse se vistió y se fue.Yo no tardé mucho en descargar. Todo lo anterior me había puesto muy caliente y no pude más !.
Mientras me vestía, otro tio habia entrado y Tomás le estaba comiendo ya el rabo....
La fiesta continuaba....

1 de abril de 2011

Una semana extraña

Sí. Así lo ha sido.
Después de las dos experiencias de la semana anterior, me apetecía tomarme un pequeño descanso y dedicarme a mis otras cosas.
Pero, ya de antemano, ocurría que el Amo me había dicho que muy posiblemente me iba a necesitar un día de esta semana, y aparte, había pre-quedado con un par de tíos.
Con lo de pre-quedar quiero decir que les había dicho a cada uno de quedar un día, pero faltaba que me lo confirmaran.
Estos, siempre que coincidimos en el messenger me piden para vernos y pasar a mayores, y aunque no disponen de mucho tiempo, nunca se acaban de decidir. De ahí que les dijera a cada uno: ¿Te va bien para tal dia, a tal hora, en tal sitio?".
Finalmente, el Amo no me citó ( no pudo ) y de los otros dos aún estoy esperando respuesta. De esto último, no me sorprende, ya que suele ser de lo más habitual.
Por este lado, mi voluntad de inactividad salió bien. Por otra parte, el cerebrito de arriba me decía:" Bien. Aprovecha que no te han citado para dedicar las tardes libres a otras actividades" y el cerebrito de abajo respondía " Eso... ya que te has quedado sin compromisos, vete a mamarla por ahí, goza y haz disfrutar". Y uno es un poco voluble...
Eso sí, Lunes y viernes, me fui derechito a casa. Pero el resto de los días no.
Martes fuí al Arenas, y tal como entré, salí. No evité el peligro, pero no caí en la tentación. Y salí contento. Miércoles volví al Arenas. Fueron varias las tentaciones y al final caí. Pero fué algo muy suave, ligero, en la que no me impliqué demasiado. Salí medio contento, de no haber hecho casi nada.
Jueves fui a la sauna Galilea. Realmente fuí porque me apetecía tomar una sauna. Puede parecer raro, pero algunas de las veces que voy, no busco nada. Sólo calorcito, vapor, observar sensuales y no tan sensuales cuerpos, pero ninguna implicación. Y es igual de cierto que cuando buscas no pillas, y cuando vas en plan tranqui y de relax, pues como que no te dejan. Y algo así ocurrió. La sauna de vapor estaba especialmente activa y reclamaban mi participación, algún flirteo en la sauna seca y en los pasillos y cabinas. Esta vez no era un "quiero y no puedo", sino un "no quiero, y puedo". Bueno, he de confesar que algún beso me robaron, algún pezón fué lamido, alguna polla tocada y algún huevo y cuerpo sobado. Pero todo, con poco entusiasmo, la verdad. El cerebrito de arriba se imponía.
Y así acaba la semana, entre un casi y un todo a medias.
La semana que viene, nueva cita en el Erotixx. Te apuntas?