Páginas

29 de octubre de 2015

Iker frente al espejo




Hacía tiempo, meses ya desde el último encuentro planeado y de algún intento frustrado, que no había sabido nada de Iker.

Los encuentros con él siempre habían tenido un alto nivel de morbo.
Podéis releer los dos post publicados al respecto: Las tardes con Iker  y Cerdo, perro, puta.

Y de repente, una tarde de finales de julio del año pasado, recibía inesperadamente ya, un mensaje vía whatssap para quedar en su casa.

En su casa !!!, que no en el cine, donde siempre habiamos tenido todos los encuentros.
Acepté, a dos días vista.

Me habia citado en uno de estos típicos edificios singulares del Eixample, uno de estos que si no están, deberían estar protegidos, con cierto aire art-déco, modernista, vanguardista o que sé yo, pues no entiendo de arte, pero sin lugar a dudas con personalidad propia, de la primera mitad del siglo XX, eso sí.

Tras salir del ascensor, apenas me dejó picar a la puerta.
Detrás de ella, me esperaba vestido únicamente con calzoncillos blancos.
El sofocante calor del ya  bien entrado julio lo justificaba.
El motivo de la visita, también.

- Pasa - me dijo - y aún no bien hubo cerrado la puerta, la presión de su mano sobre mi nuca me conducía a arrodillarme y amorrar mi hocico sobre su paquete.

Le saqué su polla, y mientras me quitaba la pequeña mochila que llevaba a mi espalda, le hice una breve mamada de saludo.
Luego ya me incorporé y pude desprenderme de la ropa que llevaba.

Nos quedamos en bolas, allí mismo en el recibidor, único rincón iluminado de lo que desde ahí se atisbaba del piso, que permanecía en la penumbra, con todas las cortinas y persianas bajadas, que dejaban pasar una suave brisa que evitaba que el calor y la luz mediterránea entrase e inundase el apartamento con toda su potencia de finales de Julio.

Ya desnudo, me arrodillé de nuevo a seguir con la mamada que había comenzado.
Al cabo de unos minutos, me hizo parar.

- Espera, ven - me indicó, mientras se alejaba por el pasillo.

Traspasamos una puerta, que cerró tras de mí.
- Aqui estaremos mejor- comentó.

No sé si mejor, pero un poco de más morbo tenía aquel rincón, pues detrás de la misma puerta había un espejo de los de cuerpo entero.

Y empezamos con un pezoneo y mutuo pajeo.
A los pocos minutos, continuamos ya cara al espejo, viéndonos desnudos por complejo reflejados en el espejo.
El calor interno de la excitación iba en claramente en aumento, y la temperatura ambiental también, al haber cortado la suave brisa que antes corría por el pasillo.

Cogíó un condón que ya tenía a preparado a mano y con un poco de lubricante en el ojete, me hizo inclinar hacia el espejo abriéndome un poco de piernas para poderme penetrar mejor, y comenzó a cabalgarme.

Mientras apoyaba uno de los brazos en el espejo, veía como me follaba aquel tipo, de nombre Iker para mí, de aspecto malote y sonrisa pícara.

Muy a mi pesar, la escena no duró mucho, pues se corrió a las pocos envites.
Y yo, con el sofocante calor y el cansancio que le acompaña no me pude correr.
El encuentro fue realmente breve, apenas creo que ni llegó a los 20 minutos, pero fue intenso en la emoción y morbo que me produjo ser follado y verlo reflejado a la vez

Mientras me bebía un zumo de manzana, para recuperar los líquidos perdidos, un gato apareció reclamando las atenciones de su dueño.

- A la próxima, igual invito también a un amigo - comentó Iker, al despedirnos, sabiendo que me gustaba la idea.

De momento, a fecha de hoy, no ha habido otra vez.


23 de Julio 2014


19 de octubre de 2015

R.I.P. Cine Arenas / Arenas Cinema Gay (1928-2015)




Así, tal cual, el Arenas Cinema Gay, sucesor del más conocido por todos Cine Arenas, ha cerrado definitivamente sus puertas.
Ha muerto !
Ha muerto a la edad de, casi 87 años, que se dice pronto, después de haber sobrevivido los 13 últimos años abiertamente fuera del armario y bajo la sentencia de derribo por el plan urbanístico del ayuntamiento.
Sus usuarios espádicos, regulares y fijos quedamos tristes, pero sobre todo huérfanos.

Desde mediados de agosto hasta finales de septiembre, varios lectores me habían preguntado por su cierre, pues les habían llegado rumores de tal cosa. Ya había ocurrido otras veces.
Con alguna ocasional visita en estos dos últimos meses pude confirmarles lo contrario.

Este pasado domingo, dia 18 de octubre, en una consulta ocasional al blog,  me llamó la atención un inusual incremento de visitas del post sobre el cine Arenas publicado el 2 de agosto de 2011.
Hasta hace unos meses, con diferencia el más leído y el más comentado.

Dicho aumento de lecturas se debía a que en dos blogs se dedicaban dos sendos artículos del cine, certificando así su cierre definitivo, y en ambos enlazaban con este, mi blog, cosa que desde aquí les agradezco, como referente de los pormenores que intramuros se cocía.

Los dos articulos bien merecen ser leídos, hablan del cine, su historia y vicisitudes, desde su inauguración el 25 de diciembre del año 1928 hasta su cierre el pasado 12 de octubre de 2015.

Uno en el blog Barcelofília, redactado en catalán, y el otro artículo del blog El Tranvía 48, más detallado y extenso, redactado en castellano.

Descanse en paz.

Escombros del Arenas Cinema a finales de Octubre 2015



15 de octubre de 2015

Estrategias




Media hora.
Y ni siquiera un roce.

Un tío espera de pie, en el minicine. Sólo mira la pantalla.
Parece ignorar al mundo.

Otro sentado, esperando.
Más bien desesperando por alguien que le atienda.
Con ojitos de cordero degollado, inclinado hacia adelante, con los codos sobre sus rodillas y sus manos juntas mira al tío que de pie parece ignorar al mundo.

El sentado se mueve un asiento.
El que está de pie se mueve para situarse junto a él.
Se baja la bragueta, se saca la polla.
Comienza la mamada.

Dos tíos charlan alegremente en el cuarto oscuro.
O más bien uno casca sin parar.
El otro escucha. Pocas veces interviene.
Querrá liarse el parlanchín y este es su modo de acercamiento?
Pensará el otro en lo plasta que es, que no quiere nada con él, que le espanta las oportunidades y por educación lo aguanta?
No es este el ejercicio oral adecuado para el lugar.
Finalmente no hay rollo.

El feo tio plasta que me besa, pero se va.

El tío bueno, o no tanto, de carnes blandas, que se deja comer los pezones y se deja pajean, no mama.
Luce casi desnudo.
Toco su pezón. Ni se inmuta.
Falta de interés? No.
Sólo quiere que se le hagan cosas sin él intervenir en lo más mínimo.
Pues yo tampoco. Ahí te quedas !.

Tíos distantes.
Tíos equidistantes.

Un roce, un toque, un lio.
Reclamo para terceros?. Es posible.
Parece ser menos cortante entrometerterse entre dos que asaltar a uno cuando está sólo.

No es posible.
Doy fe de ello.

Aparece mi torito, saltarín y pizpireto.
Se sitúa equidistante entre los tipo de carnes blandas que aún andaba siendo sobado y yo.
Se acerca poco a poco, pero no me llega a abordar.
Siempre hace lo mismo. Se deja ver.
Si quiero algo tendré que entrar yo en faena.
Le rozo.
Actúa.

Pezoneo.
Se anima.
Me toca el culo. Busca con su dedo mi ano. Me besa.

Me sorprendo. Eso es nuevo. Nunca besa.

Mamo, pero no demasiado.
Me pide que me levante.
El tio feo plasta aprovecha la ocasión y se quiere liar con nosotros.
Mis evidentes rechazos, finalmente, le disuaden.

Me besa de nuevo.
Bajo y le mamo.
Se calienta.

- Buen macho - me dice.
- Sé lo que te gusta - le digo.
- Eres el mejor y el que más caliente me pones - comenta.
Sonrío.

Se corre de lado, mientras le lamo un huevo.

(10/6/2014)