Páginas

10 de julio de 2017

De vuelta, entre reinonas desagradecidas y hombres fogosos sin complejos.





Realmente aquella tarde el ambiente de la sauna ofrecía un aspecto un tanto desolador.
No sabía si había sido una buena opción presentarme en la Bruc, en lugar de la Condal, donde sabía que iba a ir un feisamigo que aún no conocía presencialmente.
La decisión la había tomado simplemente por una cuestión de precio y tiempo disponible.

Al principio, sólo me llamaba la atención tres tíos: un tipo majete, de unos 30 y pico de años, de aspecto muy normal y cierta pinta de extranjero, con aire de visitar la sauna por curiosidad más que con intencion de ligar, pues andaba fijándose más en los detalles del local que en los visitantes como él,  otro tio de mediana edad, bien conservado pero sin ninguna característica especialmente definida, y el último, un tio entre los 30 y 40, alto, cuadrado, musculado, espalda ancha y pecho prominente, vello del pecho depilado que de nuevo comenzaba a despuntarle, fuertes piernas, buen culo, ... vamos, sin duda y en todo el término, un tío bueno y que se cuida.

Totalmente fuera de mi alcance.

¿Seguro?.
Pues iba a ser que no, pues fue echarme el ojo, seguirme a la Big Sex Room y tocarme el cipote bajo la toalla para que me acercara.
Nos metimos, pues, mano mutuamente, le chupé un pezón de aquel precioso pecho, y luego fui a por la polla... no estaba mal, larga, dulce, suave, no excesivamente ancha, perfecta para follar, pero huevos realmente diminutos.
Un fallo debía tener el buen hombre.

Respaldado en la pared y agachado y le comencé un buen trabajo por los bajos, mientras con brazos alzados le iba pezoneando.
Desde abajo, oía sus gemidos.
Como bien lo oyeron también dos tipos que enseguida se pusieron a cada lado, pero el tío, que parecía no tener mucho deseo en compartir, o por un arrebato de súbito pudor, me cogió de la muñeca y sin mediar más palabras, me indico que le siguiera, obviamente, a una cabina.

Nos metimos en una de las anexas de la sala egipcia, y nada más entrar, aún no bien había dejado la puerta entornada, que asomó una cabeza diciendo: "déjame pasar, que quiero chuparle el culo".
No me asombré cuando me dí cuenta que era perraco, y no viendo disconformidad con "partenaire", me retiré un poco para dejarle paso, y presto se puso a cumplir su deseo.

Yo seguí mamando, y perraco, cuando le tuvo bien comido el culo, se dispuso a comerle los pies.
Ell tio debía alucinar porque se retorcia de placer y no paraba de gemir.
Talmente era lo único que hacía, gemir, porque salvo un momento que me toco la polla, que no digo pajear, no hizo nada más.
Para acabar, mientras perraco seguía concentrado en los pies, yo le pajeé manualmente hasta hacerle correr. Una corrida discreta, para más detalle.
Ya no quiso más estímulos y le dejamos en paz. Apenas dijo nada, ni que bien, ni gracias, ni nada de nada.
Ni una mirada de complicidad, como si no hubiéramos existido y la corrida se hubiera producido de manera espontanea.
No me gusto mucho esa actitud de reinona desagradecida, pero en cualquier caso, era su problema.

Por ahí seguían los dos anteriores que mencioné anteriormente, al que se le añadió a la lista de mis intereses, un chavalillo joven, alto y delgado.
Con este hubo algún cruce de miradas y tal vez hubiera habido alguna posibilidad, si no hubiera sido porque me acabé liando con un melenas que me siguió a la sauna de vapor, y allí nos enrollamos.
El tío me sonaba vagamente, pero no sabía de qué.

Comenzó a tocar el suavemente mi pezón, a modo de tanteo, pero yo directamente me comí los suyos, luego baje a su pollón, más bien corto y gordo, pero que aún cabía bien en la boca para mamar mas o menos a gusto, y lamer a lengëtazos un par de santos cojones mondos y lirondos, apretados y lustrosos gracias en parte a un cockring de metal que llevaba puesto.
Sudamos como los cerdos, hasta que el sugirió, in extremis, si no me hubiera caido redondo, de ir a un sitio más respirable.

Nos metimos en una cabina, y retomamos el asunto allí donde lo habíamos dejado.
El solo pezoneaba suavemente, y besaba, eso si, muy bien.
Por cierto, para los interesados, no soy mucho de besar a extraños.
Se subió de pie a la cama para facilitarme la mamada, de manera que sus partes nobles me llegaban justo a la altura del hocico.
Perfecto.
Me recreé holgadamente con polla y huevos, y cuando se inclinaba ligeramente, con sus pezones y boca.

 - Creo que me voy a correr-, dijo en algún momento.
 - Ok, hazlo sobre mi pecho- le contesté, dejando de mamar y pajeándolo.
Pero no se corrió.

Para mi sorpresa, se bajó de la colchoneta, se agachó y comenzó a lamerme también los pezones, al poco que luego se puso a cuatro patas sobre la cama, y aún yo de pie, comenzó a mamarme la polla, dejando de tanto en tanto, la misma quieta para que yo se la fuera follando.
En esa posición, a cuatro patas, mucho me estaba temiendo que acabara por ofrecerme el culo y tuviera que actuar yo ya totalmente de activo, y eso, solo de pensarlo me daba muuucha pereza.

Luego se dio la vuelta, boca arriba sobre la colchoneta y la cabeza colgando y la boca abierta para que se la siguiera follando, como así hice, mientras le seguía estimulando los pezones y él se masturbaba.

Finalmente se la saque, pero le situé los huevos en su boca para que me los lamiera.
Eso le puso frenético, así que aproveché yo para pajearme.
Sorprendentemente, ambos sincronizamos a la perfección las respectivas corridas, y su cuerpo se llenó de abundante leche de ambos, mientras el tío se estremecía con la cara bajo mis huevos.

Resopló, resolló varias veces, mientras yacía relajado, y yo le limpiaba aquellos regueros lácteos.
Sumisamente se dejaba.

 - Esto tendría que escribirlo para luego recordarlo !, -dijo.
- ¿Escribirlo?-  repetí, con una sonrisa y mirada picarona, pero sin mencionarle en ningún momento, que sus deseos se verían cumplidos.

- Hacia tiempo que no coincidíamos - comentó.
- Si, hacia tiempo que no venia yo tampoco-, le contesté. Era principios de octubre, y habían pasado varios meses de sequía saunil.
O sea, era cierta mi intuición de que  nos conocíamos, pero no me atreví a preguntar, y seguí con la duda de si era el melenas que en las penumbras del arenas había tenido alguna historia, que bien podría ser que si, porque ese corte de pelo particular me sonaba bastante, o de haber coincidido alguna vez allí mismo en la Bruc.

Con la duda, me fui a la ducha y a continuar mis quehaceres diarios.

(Principios de octubre 2016)



6 comentarios:

  1. No aguanto a las reinonas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente yo tampoco.
      Pero me di cuenta ya cuando acabo, o sea, pimpam eso que me lleve.

      Eliminar
  2. Me ha encantado.Su lectura me ha dejado "perraco,perraco"me muero de ganas de comerte la polla, chupar tus pezones, lamerte el.ojete, los pies.....

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como cuidas los detalles, como haces el "trabajo en los bajos" y a la vez no te olvidas de los pezones. Eres un artista.Por lo demas según indicas en la descripción, encaja con el tipo de tios que no se mueven, nisiquiera los labios, parecen estatuas griegas, pero en todos los sentidos no solo en la musculatura, son frios, callados, y sin posibilidad de interactuación. Un aboluto coñazo.

    Por cierto me acorde de ti en el Berlin Dark ;-)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias :-)
    Si, son bastante aburridos, pero bueno... para un desahogo van bien, jajaja... son como un muñeco hinchable.
    Sí, se acordó... que bien? Le hubiera lamido las botas con mucho gusto :-)

    ResponderEliminar