Páginas

12 de junio de 2021

Sauna Bruc. Folladas en paralelo


 




(Continuación)

... Que me lo volvería a encontrar era casi seguro que fuera a pasar, a no ser que uno de los dos se encerrara en una cabina o no saliera de algún pequeño rincón, llámese sauna de vapor, cuarto oscuro o jacuzzi, ya sea solo o acompañado.
Que estuviera a tono para follarme era otra historia mucho más impredecible.

De momento, tras su marcha, era a mí a quien había dejado bien dispuesto y con el rabo tieso, cosa que en su ausencia aprovechó uno que por allí, en el cuarto oscuro, andaba.

Con el trabajo medio hecho, se situó a mi lado y continuó con la paja, cosa que no me pareció mal.
Es más. Me pareció un acto muy solidario.

Mientras me la meneaba, con su otra mano iba haciendo lo propio con su polla.
Pero no tardó nada en sobreexcitarse, y a acelerarse su respiración.
Comencé a sentir sus entrecortados jadeos y su aliento filtrado por la mascarilla en mi nuca, e inmediatamente me vino a la memoria la inolvidable escena de Alien 3, de la Teniente Ripley acosada por el Alien, con sus caras de terror y lujuria respectivamente, a escasos centímetros una de la otra.
Evidentemente, yo en el papel de la teniente. 

 


A pesar de llevar mi mascarilla de triple capa y filtro, me entró un yuyu considerable.

Mi primer intento de dejarlo estar no tuvo éxito.
- ¡ No te vayas, tío !. Déjame al menos que me corra - me dijo.
Y buen samaritano de mí, le dejé, pues era ya cuestión de segundos que se viniera dada la excitación que llevaba encima.

Cuando salí me dirigí hacia las cabinas que hay junto a las escaleras antes de subir al Big Sex Room, que seguía inaccesible.
Allí, en la primera salita, a puerta abierta, se presentaba una bonita y estimulante escena.

Un tipo grandullón de mediana edad, sentado sobre la colchoneta, estaba recibiendo una diligente mamada por otro tipo, medio reclinado sobre él, de complexión mucho más delgada y edad indefinida.
Detrás de este, otro observaba la escena mientras acariciaba el trasero empinado del mamador.
Estuve unos segundos contemplando la sugerente estampa, pero me decidí por continuar la putivuelta, que resultó un fracaso en tanto que fue rápida y sin ningún interés.

Así que volví al lugar donde desarrollaba la anterior escena.
Algo había cambiado.
El tipo que acariciaba el trasero del mamador había comenzado a follarle, mientras este continuaba con su tarea de comerle la polla al otro tío
Y allí, junto a los tres, se hallaba observando el vejete follador que comentaba en el post anterior y principios de este.

Iba bien empalmado por lo que solo había que encauzar aquella energía contenida para un buen fin.
Me hice ver situándome delante del vejete, justo delante del camastro y junto al trío.
Apenas unos segundos más tarde, el vejete comenzó a palparme el culo.

-Súbete a la colchoneta para que te folle, anda ! - me dijo.

Cosa que hice con prontitud.
Me subí y coloqué en paralelo al follado mamador, reclinado sobre la colchoneta, con la espalda arqueada y el culo salido y bien dispuesto y previamente lubricado en ofrecimiento para que me follara.

Y comenzó una doble follada en paralelo.
Mi vejete y yo, en un lado de la colchoneta, y los otros dos junto a nosotros, también follando, mientras el otro follado iba mamando. 
Durante unos instantes fue más afortunado que yo, pero tampoco sentía envidia ninguna.
La escena ya de por si me excitaba sobremanera.

Cuando el tipo grandullón se retiró hacia el final de la colchoneta, se quedó mirando en perspectiva la acción folladora.
Parecía haber tenido bastante, o tal vez reservara su leche para otro momento.
Al quedar libre la boca del mamador, como a elevar el sonido de sus, hasta entonces, gemidos, para convertirse en sonoros jadeos y pequeños quejidos entrecortados.

Eso atrajo a un par de voyeurs que se colocaron respectivamente detrás de nosotros.
Por el rabillo del ojo veía como se iban tocando, aunque no entre sí, pareciendo como si esperaran turno para sustituir a nuestros respectivos folladores.

Sólo la idea que aquello pudiera ocurrir ya me volvía literalmente loco.  

La escena quedó en bucle durante un buen rato.
El grandullón, desde el otro extremo, iba mirando y pajeando. Los dos mirones de atrás no hacían más que tocarse y disfrutar del centro de atención que éramos los follados y folladores.

Pero finalmente, mi vejete decidió acabar.
-Me marcho un rato a descansar- me susurró al oído mientras sacaba su cipote de mi bien trabajado y satisfecho culo.

Me quedé unos segundos quieto, culidispuesto a la espera que tal vez otro de los presentes tomara la iniciativa de sustituir al vejete, cosa que no ocurrió. 
Era mucho esperar, ciertamente, cuando uno de los observadores marchó también al momento, justo cuando paraba el folleteo.

Vi que comenzaba a ir justo de tiempo, así que me tras pasar por la taquilla en busca de la crema antiladillas, me encerré en una cabina, y me la unté por las zonas susceptibles de contagio y esperé unos veinte minutos.
Lo hice más que por sospecha, por mi tranquilidad. 

Tras pasar por la ducha, al pasar frente a la cabina del sling camino de las taquillas, vi dentro un tío conocido, no carnalmente, sino solo visualmente de la sauna.
Salvo que nos hayamos rozado en algún cuarto oscuro, no guardaba más en la memoria que algún saludo o breve conversación de pasillo.

- Pasa, que te follo!- me dijo, para sorpresa mía.  

Aunque como comentaba iba apurado de tiempo, acepté su invitación creyendo que me iba a echar un polvete sobre el sling.

Al pasar, cerró la puerta tras de mí y se fue para el fondo de la cabina donde comenzó a instalar las toallas sobre la colchoneta.
Ambos detalles no me gustaron ya que me transmitían la idea que no iba a ser algo rápido, como deseaba. Me olía a encerrona y temía, dada la ausencia de precedentes sexuales con él, se iba a quedar todo en un simple mamoneo, cosa que no me apetecía ya en absoluto.

- Oye!, Que me voy - le dije - que ya dudaba en entrar porque no tengo tiempo y... - continué.
- No oigo nada de lo que dices - me dijo por respuesta, interrumpiéndome.
- Nada, que me voy. Otro día, que tengo hoy tengo prisa - dije un poco más fuerte y proyectando la voz.

No sé si esta vez me había oído, pero no esperé a comprobarlo.

Había una cosa que me fastidia tremendamente y que, si bien no influyó en esta ocasión, es que se utilice en cuarto del sling, sin hacer uso de él. 
¿Acaso no hay bastantes más cabinas para relajarse y/o follar?.
En fin.

Aunque todo fue muy higiénico, con todas las precauciones, me fui convencido que iba a estar unos cuantos días obsesionado vigilándome posible síntomas de covid .

Y pasaron los días, y yo tan feliz y bien follado. 
Por cierto... aquel día me fui sin correrme.

( Septiembre 2020 )

Nota: Aquella tarde fue la última, hasta fecha de hoy inclusive, que salí de puteo. De momento, 9 meses de sequía y abstinencia. 





12 comentarios:

  1. Me ha encantado la similitud con el alien, que crack!. Felicidades por ser un buen perrete samaritano

    ResponderEliminar
  2. Yo tmb destaco lo buen samaritano que eres. Y fuiste recompensado con una muy buena última follada.
    Como puedes llevar 9 meses sin puterio.....? Yo me estaría subiendo por las paredes...
    Un abrazo,perrete, y sal ya a putear, que en dos días nos quitan las mascarillas!!
    Hotdardo ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves. A priori pensaba lo mismo, que me subiria por las paredes si esto duraba mucho, pero lo llevo relativamente bien.
      Tampoco tengo alternativa, de momento, así que ya llegara cuando pueda desmelenarme un poco ;-)

      Eliminar
  3. Soy Andrew.

    ¡enhorabuena leerte! ¡qué maravilla cuando se puede coincidir en folladas simultáneas! A mi juicio dicha actividad fomenta la camaraderia y el deleite de los cuerpos.

    Es terrible cuando el cuarto del sling se desaprovecha para lo que ha sido concebido. Pero de todo hay en la vida.

    Abrazos

    Andrew

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ciertamente fomenta la camaradería y la participación de terceros.
      Pero aún hay muchos que solo se conforman en mirar.
      En fin, que la vergüenza hay que dejarla en la calle cuando se va a un sitio de ligoteo ;-)

      Eliminar
  4. Gràcies per escriure de nou. Certament em fa recança anar a sauna i per això mateix m'exita molt poder llegir-te. M'agradaria tant besar-te...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De res i gràcies a tú per llegir el blog i deixar comentaris ;-)

      Eliminar
  5. Como siempre haces que viva todo lo que cuentas que imaginé y sienta lo que describes. Gracias por tus relatos. José discreto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que llegues a sentirlo. Y gracias por comentarlo ;-)

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Home, no ho crec.
      A més a més, tú no ets qualsevol ;-)

      Eliminar