Páginas

4 de noviembre de 2018

¿Como se contabilizan los polvos?





Sabiendo que los sábados suele haber más gente por todos los sitios, me planteé salir ya por la tarde, si bien, optar por una sauna, que era lo que realmente me apetecía, se había convertido en un imposible dada la situación de cierre temporal de las dos que existían en la ciudad.
Por otro lado, quería aprovechar la happy hour del FreeEagle que, según leí en internet, entre las 8 y 10 de la tarde es cuando solía haber más gente.
Por de pronto, cuando pasé frente al local sobre las 6, estaba cerrado Así que, como alternativa, me fue directo al sex shop Cupido, a apenas una manzana de distancia.

No fue mucha sorpresa encontrar un poco más de gente que el miércoles.
Y nada más entrar, cuando aún apenas me había acostumbrado a la diferencia de luz, comencé a tontear con un oso guapetón y peludete que sólo quería, al parecer, pezoneo. Y si bien jadeaba mucho y usaba popers, no hacía ningún atisbo de querer compartir, ni una cosa ni la otra. Solo quería su disfrute.
De hecho no había feedback alguno, así que muy pronto pase de él.

La gente iba toda vestida,
Recordé unas palabras de mi amigo bloguero Dominus Jaime,"Si en el lugar no hay morbo, créalo tú".( Podéis visitar su excelente blog "Dungeon Dominus Jaime, tu rincón para disfrutar del bdsm y tu sexualidad" clicando sobre el enlace).
Sabio consejo, ciertamente.
Difícil de llevar a cabo si uno es cortado o timidillo, pero en esta ocasión no me lo pensé dos veces y me quite la camiseta, dejándola colgada de la cintura del pantalón.
Vale, no era colmo del descoque, pero vista la situación, era lo más atrevido... de momento.
Y realmente note bastantes más miradas.

Entré en una cabina, y al poco un tío sobre los cuarenta años, con un punto atractivo, se paró junto a la puerta a mirar.
Le hice ver que podía entrar y así lo hizo.
Y tras cerrar la puerta y las ventanillas de los gloryholes, eliminando la posibilidad del morbo añadido de algún posible mirón, sin más preámbulos, se sacó la polla y comencé a mamar.
Enseguida se entusiasmó, al punto que se quitó los pantalones y la camiseta que llevaba, y yo hice lo mismo, bueno, con los pantalones, que era lo único que aún me quedaba puesto.
Las sandalias también ya andaban de por libre
Comenzó a toquetear también el ojete, y viendo mi receptividad me acabó follando allí mismo.
Primero de pie, inclinado yo hacia adelante. Luego de rodillas sobre el asiento. Y más tarde, sobre el mismo, bien patiabierto de cara a él, postura un poco forzada por lo escaso del asiento para tales menesteres.

- Sos muy lindo- dijo, dejando claramente intuir su procedencia.

Podría haberme dicho - sos muy perra - y aparte de ponerme más cachondo, me lo habría creído más.
Pero no importaba. Así ya me gustaba.

- Esperá un momento, que voy al lavabo y ahora vuelvo - comentó después del buen meneo en estas tres posiciones.
Así que me quede bien despatarrado en la cabina, con la puerta abierta, esperando que volviera.
-¿Y si no volvía?- pensé. No seria la primera vez que ocurriera después del típico "ahora vuelvo".
-¿Y si tarda mucho y mientras aparece otro tío?- continué divagando. Esto aunque no suele ocurrir, en vista de la desvergonzada y provocativa postura, quien sabia!.
Pasaron cinco eternos minutillos y volvió, ofreciéndome de nuevo su polla.
- Ahora vuelve a estar limpia, para que sigás chupando- comentó.
Y seguí con la labor de lubricarle bucalmente el nabo, pero esta vez no cerró la puerta y abrió los pistillos de la ventanillas.

Tras un rato,  se subió de pie al banquillo en el cual seguía yo sentado, para proseguir con la mamada. Varios tíos miraban desde fuera.
Fue cuando uno de ellos se animó a participar y entró,
Alto, delgado, rubio, extranjero, sobre los 40, se amorró directamente a mi polla.
Al cabo de un rato, el argentino se bajó y he hizo entrar del todo en la cabina el cuerpo del rubiales, que seguía mamando sin solar mi polla ni un instante, y lo enculó, con fuertes nalgadas y corriéndose abundantemente sobre su espalda.

Quedé solo en la cabina, y no me molesté en vestirme.
Patiabierto me quedé, sentado con una pierna apoyada sobre la pared y la otra en posición más decorosa.
Apenas se oía ruido, y muy de tanto en tanto aparecía alguien por delante de la cabina.
Decidí irme. Solo quedaban tres tíos, uno en la barra del bar, el rubiales que me mamo, sin los pantalones.


Y era sobre las ocho y me fui para el Free Eagle. Ciertamente, no sólo había más gente, una decena de personas, sino un poco más variada en edad.
Incluso me sorprendió encontrarme con dos tíos buenísimos dándose el lote en la zona de cruising del local.
Subí y baje en varías ocasiones de la misma, hasta que uno de los tíos buenos, un latino, de piel extrafina, acabó ofreciéndome un preservativo y su culo, para que lo me lo follara.
Procedí, pero un fue un polvo de escasa duración, apenas varias arremetidas, y quiso dejarlo. Él era más alto, y yo no le llegaba bien al ojete, o no podía o no quería bajar más para facilitarme la labor.
¡ A saber !.
 
Al cabo de un ratillo me encontré de nuevo con el tío que, un par de días antes, iba con un amigo, al que le gustaba, que se quisieron liarse conmigo y me acabo follando él, pero no el amigo.
Pues volvió a ocurrir algo parecido, pero infinitamente más intenso.
El tío este y otro en la treintena de buen ver que, circunstancialmente estaba allí, largamente y de manera alternativa, me estuvieron follando. 
Primero uno, paraba, y comenzaba el otro. Mientras el que permanecía inactivo se masturbaba cerca de mi cara para que el 'asunto' no le decayera. 
Al cabo de unos minutos de folleteo, se intercambiaban.
No exagero si digo que, cada uno de ellos, me echo cuatro o cinco polvetes.
Cuando se cansó el treintañero, otro buen samaritano se apiadó de mi repentina vaciedad, y ayudó al que quedaba a rellenarme de nuevo, si bien, este tercero solo me folló una vez.

Mientras los incontables y consecutivos polvos se sucedían, el móvil, que llevaba en los pantalones bajados, comenzó a vibrar insistentemente.
- No puedo atenderte ahora. Me están pegando una tanda de polvos un par de tíos, y otro mirando, que igual se anima (como así acabó siendo) . Te llamo en cuanto acaben. Me imaginaba la conversación.
Sabía perfectamente quien me llamaba, pero era evidente que no podía contestar lo que estaba pensando.
Lo que hice fue sacarme del todo los pantalones y los dejé en el suelo, para no tener mala conciencia en sentir la vibración y no contestar.
De paso facilitaba el folleteo, al quedar las piernas más libres para poder abrirme más y mejor.

Y en medio de todo este lío de metidas y sacadas, fue cuando pensé,¿Como se contabilizan los polvos?.

Por cada alternancia,¿Se debía contar como un polvo?, con lo que me saldrían entre ocho y diez, más el último, o ¿Se debía contar a polvo por tío?, en tanto que los implicados fueron tres,  los mismos durante todo el rato y no hubo cambios de postura ni ubicación, por lo que se contarían como tres polvos o ¿uno por tío?, con interrupciones.
¿O como uno solo, con tres participantes?. Esto suena raro en tanto que cada uno me habría hecho 1/3 de polvo.

En mi cómputo global de los polvos de la putisemana, decidiría contar los polvos de esa tarde en el Free Eagle como tres. Creo que era lo más justo.

Y la noche aún no había comenzado !!!.




15 comentarios:

  1. Y solo son las 10 de la noche Uffff.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente ni eso.
      No controle la hora, pero cuando salí debían de ser cosa de las nueve, más o menos.
      Recuerdo que me fui a comer un helado de tres sabores y aún había luz diurna ;-)

      Eliminar
  2. Perro, tenía tiempo que no pasaba por aquí. ¡Qué bueno es compartir con cuarentones que saben disfrutar!

    Ahora me has dado un nuevo dilema. ¿cómo contabilizar? Yo iba contando por tíos, pero ciertamente, a veces uno repite y ahora tengo la duda: un tío dos polvos o dos polvos y un tío?

    Más me he cuestionado si hubo corrida. ¿Cuenta si no hubo corrida?

    En fin, que me iré de sauna y comenzaré a contar.

    Yo separaba mamadas-caricias-pajas-magreo del folleteo en sí, con penetración.


    Buen escrito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no... No se contabilizan a polvo por corrida, pues sino, no me saldrían las cuentas. Esa tarde saldría que no habría hecho polvo alguno, y en todo lo que restaba de noche, solo uno. No tiene sentido.
      Lo correcto creo que deberia tener en cuenta ubicación, posición del polvo y personas penetradoras.
      En este caso fue una ubicación ( solo me follaron en ese rincón ), mi posición no cambio y fueron tres los tíos: 1 ubic x 1 pos. x 3 tíos = 3 polvos
      Yo también hago la misma separación, entre sexo con penetración, y todo el resto. ;-)
      Gracias por comentar :-*

      Eliminar
  3. Quiero que tu me hagas cumplir una fantasía

    ResponderEliminar
  4. Te he escrito a tu email de contacto, pero creo que no lo has leído y quisiera que nos comunicáramos por esa via para conversar

    ResponderEliminar
  5. A medida que voy leyendo más tu blok me, me va dando más morbo y más ganas de follar tu boca �� y tu culito que me lo imagino riquísimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya te leí y contesté por email ;-)

      Eliminar
    2. ¡Uy! ¡Esto se pone bueno!

      Yo creo que todo es culpa, además de tus relatos, de las fotos con tu jock. Pues como que somos varios los que comenzamos a tener la fantasía de follarte. Je je je je

      Sigo leyéndote-

      Besos

      Eliminar
    3. Jeje... gracias Andrés M. por seguir ahí ;-)

      Eliminar
  6. Yo separo.
    Si me lío dos veces con un tío son dos polvos, a no ser que la discontinuidad haya sido "para descansar". Pero no soy de los del parchís, los de me como una y cuento veinte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras Destos !
      Me alegro mucho verte de nuevo por aqui después de tanto tiempo :-)
      Si, eso es lo normal, un tio un polvo. Que te lias dos veces en momentos diferentes, pues dos polvos.
      El lio contable viene si hay más de dos.
      Por ejemplo, hace unos meses durante hora y media, dos tios me estuvieron follando infinidad de veces en todas las posturas imaginables y sin descanso, sin embargo, lo considero como un solo polvo, aún siendo dos los tíos. Bueno, polvo no, Hiperpolvazo múltiple, jajaja...
      Por cierto que aún no ha salido el post de aquel encuentro .-(

      Eliminar
  7. Pero yo te escribí por email y a esos mensajes no me los has respondido y si es porque te incómodo y no sirve lo que te escribo avisame y no te molesto mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rai,
      Disculpa... por email llevo otro ritmo, bastante más lento en contestar, ya que no lo gestiono al dia.
      De todas maneras, las cosas personales las encauzo por allí.
      Un saludo.

      Eliminar