Páginas

15 de enero de 2020

Desafiando la intuición y la aparición de La Bestia. ( 7º Sauniversario )






Cuanto más se acercaba la fecha de la tradicional fiesta de aniversario de la sauna, más dudaba en ir.
En las fiestas de años anteriores, sin haberlo pasado mal, tampoco lo había pasado especialmente mejor que cualquier otra de las tardes exitosas que a veces ocurren.
Sabía perfectamente que, el hecho cierto que hubiera mucha gente, no era garantía de nada.

No obstante, decidí reservarme al menos un par de horas de las que me debían en el trabajo para, en caso de acudir, al menos hacerlo a una hora más temprana y darme más oportunidad de pasármelo bien.

Aunque estaba en plena fase anal total ( algún día haré un post sobre fases ), y no quería ir en ese plan.
Seguro que saldría frustado, y estaba en la decisión de no ir, hasta que un feisamigo, novato en saunas, coincidió que podía y quería ir, y así matábamos varios pájaros de un tiro.
Conocería la sauna, igual haríamos algo, o no, pero yo en cualquier caso, actuaria de manera diferente al ir acompañado. Seguro que me condicionaría.

Después de acuciarme a pronunciarme si iba a ir o no, y confirmárselo finalmente por mi parte, casualmente recordó un compromiso para esa tarde y me dejó literalmente colgado.

¿Debía ir?, - me preguntaba a mí mismo. ¿Sería una nueva señal que se añadia a mis dudas previas?.
Tampoco tenía nada que perder.
Me decidí a ir, sí, pero no iba a esta más allá de las cinco de la tarde.

---

El hecho de ir en un día poco habitual para mi costumbre, viernes, y en un horario totalmente extraordinario hacía que prácticamente que, de vista, no me sonara casi nadie.
Todavía no había más gente de lo que yo estaba acostumbrado, pero si se percibía más predisposición a hacer cositas. Intuición tal vez.
Y había más gente de mediana edad.

Ya en la primera putivuelta, la de reconocimiento del ambiente tuve un el primer tonteo de calentamiento en la sauna de vapor, o sea, un par de mamadas breves.
Del sling pasé, aparte que no tenía ganas de quedarme simplemente patiabierto y expuesto, estaba convencido que no iba a resultar buena idea, pues seguro que muchas cabezas asomarían, pero nadie se metería en la salita a juguetear o provocar morbo a terceros para que estos se animaran.

Tranquilamente me fuí para el big sex room, que si bien no estaba a petar de gente, había un poco más de ambientillo que una tarde cualquiera de las últimas veces que había ido.

Me pilló, muy de primeras, un tío de mediana edad, bastante alto, que a la tenue luz de la sala no me decía nada en especial, pero que al menos tenía cierta disposición de activo, o eso me parecía, y que después de tantearme el ojete y un fake de polvo muy breve me invito a ir a una cabina.
Entiéndase 'fake de polvo', como una simulación de folleteo que, visto desde fuera parace que se esté follando, pero que en realidad 'aquello' ni entra ni sale.


- Vale ! , -le contesté, siendo yo el primer sorprendido
Salí primero del cuarto oscuro, me siguió y en la primera cabina vacía que vimos, allí que nos metimos.
Comenzamos, él con un poco de pezoneo y yo, de pajeo y mamadas.

- Luego te follo - dijo, y seguidamente exclamó con ¡oh! alucinando, mientras me tocaba la polla por primera vez desde que nos habíamos encontrado.
Supongo que se pensaba que altura de cuerpo y tamaño del pene estaban relacionados.
Él era alto, y para mi tenía una polla standard. Si yo era casi dos palmos más bajo, igual pensó que mi polla era proporcionalmente más reducida.
Y resultó que le ganaba.

Se emocionó y enseguida se me puso de lado ofreciendo culo, pero le pare rápido las intenciones.
- ¡No! - yo no follo, le dije.
- Vale - me contestó medio avergonzado, cosa que sinceramente me hizo mucha gracia.

Y fue cuando ya, por fin, se puso a la labor.
Me lubriqué el ojete para hacerlo más receptivo, y al poco comenzó una larguísima follada.
-¡Uy, que rico!, que rico!, y ¡uy que culo más rico!, repetía sin cesar.

Me hubiera gustado tener un 'uyqueculoricometro' para contar las veces que repetía la letanía.

Se me hacía un pelín aburrido.
No el folleteo en sí, que estaba muy bien, sino la banda sonora.
Un poco más de imaginación, o cuando menos, un poco más de variedad. Tampoco es pedir mucho.
Digo yo.

El caso que al final se salió y se corrió sobre el suelo.
Me dió las gracias por dejarle mi 'culo rico'.

- Gracias a tí, por hacerme disfrutar - contesté devolviéndole el halago.

Me di una breve putivuelta y tras una ducha express, y volvi a la sex room.
Se volvió a repetir que, nada más entrar, me pillara un tío.
Este, un tanto rudo, me dio la vuelta, y me la metió hasta la garganta.
Literalmente fue así, su pollón entró con demasiada facilidad y una rapidez pasmosa, que llegué a dudar si se había puesto el preservativo, pues me había parecido oír el rasgado del envoltorio.
Me palpé y comprobé que así había sido.

Fue una follada larga y enérgica que cuando pensaba que llegaba a su fin, me dijo de darme la vuelta, y tumbarme de espalda sobre la cama.

Así prosiguió con su actividad.
Patiabierto, pero con la patas encogidas y cruzadas sobre su pecho, de manera que sus manos las agarraban, y actuaban como muelle o resorte de sus embestidas. Mejor así, sino me aplastaba.
Al principio estaba bien, pero luego los abductores comenzaron a resentirse un poco...bastante.
Como no me apetecía caminar, al día siguiente, como jinete sin caballo, le dije al cabo de un buen rato de folleteo en esta postura de descansar.

- ¡Vale!, luego seguimos si quieres - me contestó.
- Sí, porfa - le dije, porque así lo pensaba. Con diez minutos tengo bastante para una duchilla y estirar un poco las patas, que las tengo un poco doloridas.
- ¡Ok !, pues en diez minutos, la segunda parte, dijo contento.
Me encaminé hacia los vestuarios para recoger la toalla.

Pero no llegó a haber ninguna segunda parte.
En lo que tarde en vestirme salí despavorido de la sauna.

De entre los vapores, había surgido la bestia.

(Continuará)




14 comentarios:

  1. Me dejas en ascuas, Perrete. ¿La Bestia eras tú? ¿Habías entrado súbitamente en fase de follador activo? ¿En esos diez minutos habías entrado en contacto con La Bestia? Me temo que las respuestas tendrán que esperar a la próxima entrada, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja... No era yo, no. Veo que el final se puede prestar a confusión.
      Voy a cambiarlo ;-)

      Eliminar
  2. Waw, que buena entrada! Y cuanta información!!
    1o.- resulta que Perrete tiene una buena herramienta.
    2o.- resulta que a Perrete le gusta follar con banda sonora y que sea variada (en esto coincidimos, Perrete, en el 1r punto, no 😢)
    3o.- resulta que Perrete queda con un tipo para una 2a ronda y lo deja colgado. Ups, eso no es propio de ti, así que ya puedes colgar la 2a parte del post que seguro que tiene una buena explicación que todos vamos a entender.
    Un abrazo, majete!
    Hotdardo 🎯

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nooo...Perrete tiene una herramienta que cumple con el tamaño standar ibérico, pero como que soy bajito, puede que aparente más.
      Y si, siempre es mejor follar con quejidos, gemidos y palabras guarras que con muditos, que parece que ni sientan ni padezcan. Pero tampoco me gusta "cariño", los "te quiero" y los "papi, papito" o derivados.
      Y también, sentí la imperiosa necesidad de huir ipso facto del lugar, que obviamente explicaré el porqué en el próximo post. Un post que, de todo el blog, es el que más me ha confluictuado al redactarlo, porque el personaje y sus circunstancias sobre el que gira, no pertenece al mundo de mis penumbras.
      Gracias por comentar, Hotdardo :-*

      Eliminar
  3. Uau, qué suspense, a ver si ahora te nos pasas al género negro, Perro, en plan trilogía Millennium... Estoy de acuerdo con Hotdardo, mejor con banda sonora, si puede ser gutural, animal, salvaje, con gemidos profundos y sin inhibiciones. Y el tamaño de la herramienta no importa tanto como la actitud, la creatividad o el grado de travesura con que se utilice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O a la ciencia ficción, que me gusta más, jajaja
      Y yo estoy totalmente de acuerdo con los dos, tanto por los sonidos como por tamaños y actitudes, así que ya podemos montar un terceto con instrumentos de viento y percusión :-)

      Eliminar
  4. Interesante... y lo que me ha gustado más he aprendido nuevos conceptos.
    Gracias por escribirlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por leerlo ;-)
      El saber y aprender no ocupa lugar, dicen.

      Eliminar
  5. Pues sí, Perrete. Qué buen post! Espero la continuación.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrew.
      Pues la continuación la he publicado hoy mismo ;-)

      Eliminar
  6. Buenas tardes,
    Buen relato. Lástima que haya segunda parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segunda parte, aún, pero tan diferente a la primera.
      Podría haber vuelto al redil con el empotrador, y que me siquiera follando como un poseso, pero no fue así :-(
      Gracias por comentar, Xavier.

      Eliminar