Páginas

22 de junio de 2018

Sobre mojigatería hetero




(Escena de comedor entre compañer@s de trabajo)

- Sí, hombre.... Eso del "VSMD" de la peli de las sombras de Grey (sic).
- Bon... Booond..- dijo uno, alargando la O más de la cuenta.
- Bond...algo.
- ¿Bond qué? - repitió impaciente uno de los comensales.

Risillas tontas.

Ellas, todas, habían leído cuanto menos, uno de los libros.
¿Ellos?, ¡ No !.
- Eso es para las tías -, aseguraban muy machitos, pero a la vez, un poco apurados.

Ocho caras distorsionadas, y yo, callado como una puta.

Nivelazo hetero.

Horas más tarde en mi muro del feis.






18 de junio de 2018

Te la voy a clavar hasta el fondo de la garganta !





Intuía una tarde muy tranquila.
Aparte de un chaval delgado, de tez morena y melena leonina, no hubo más movimiento en el vestuario, mientras me despojaba pausadamente del ropaje invernal con el que había entrado en la sauna.
Era el 10 de enero, y fuera hacía frío.

Una vez ya dentro, me encontré con Gustavo, el argentino, que no es ninguna de ambas cosas, pero me recuerda a dos compañeros del trabajo, ambos del país del río de la plata.
Uno se llama así y el otro, físicamente es casi clavado a él.

No me gusta su cuerpo, con cara de pocos amigos y siempre serio.
Casi nunca se le ve con nadie.
De polla normal y un punto dominante, siempre sé que va a pasar.
Cuando me pilla, suele ir ya caliente y se corre en unos minutos, y aquel día creía que también iba a ser algo rapidito.

Si bien no es de los que les moleste que le miren, ya sea en las sombras de la Big sex room o entre los vapores de la sauna, no es de los de invitar a nadie. Es un pelín egoísta, y si me pilla, me acapara.

Y nada cambió, excepto que duró mucho más de lo que me esperaba.

Tuve que salir y dejarle en la sauna de vapor, porque tanto rato me mareaba.
Y me siguió a la Sex Room, donde de nuevo me pilló, y me hizo arrodillar de nuevo para que se la siguiera mamando

Y la escena se repitió, pero a la penumbra, justo a la entrada, donde hay más luz de la sala.
La gente entraba, miraba. Pero Gustavo no invitaba, y ellos no se atrevían a interferir.
¿Acaso le temían?.
Bien podría ser, porque Gustavo impone.

Me estuvo dando de mamar mucho rato, y el tío no se corría.
Cuando intentaba incorporarme para estirar un poco las patas, enseguida me hacía agachar para seguir amorrado al pilón.

Hasta que me cansé de la posición, de tanta exclusividad y falta de otros alicientes, y consigue marcharme.

Vi como me seguía uno de los tipos que, a una distancia prudencial, habían estado mirando sin intervenir.
Esa es una ventaja nada desdeñable de hacer cosas y dejarse ver, que al tiempo que disfrutas, publicitas tus habilidades para futuros interesados que, en ese momento, no se atreven (o no les dejan, como era esta vez el caso) a interferir.

Era un tipo alto y delgado, con una larga y delgada polla que afloró cuando se quitó el paño al darme alcance en el pequeño cuarto oscuro junto al minicine.

Había entrado tras de mí, situado delante una vez dentro.
Fue cuando mostró su mercancía, que resultó rica, calentita y dulce, manteniendo todo el rato que duró la mamada una consistencia dura.
¿Que más podía pedir de ese momento?.
Pues que me la dejara mamar tranquilamente y no interrumpiéndome constantemente.

- Perdona- decía -es que no quiero correrme todavía.

Como el no se venía y yo no quería dejar de comer, el momento no duró mucho.
- Gracias - dijo, mientras marchaba sin haberse corrido.
- Educado sí que es- pensé, un poco con sorna.

No acababa de haber una masa critica de gente en la sauna que originaran escenas morbosas.
Grupales, me refiero, pues una sola persona bien puede crearla si quisiera.
Seguía habiendo poca gente y desperdigada

El tiempo pasaba.

Me tumbé un rato para descansar en la cama de la Big sex room.
Solo un tipo entró, se arrimó y amorró un rato.
El suficiente para darme cuenta que, sinceramente, no mamaba muy bien.
Debía de ser por desgana, pues no es tan difícil.
Tampoco era lo que quería.
Y me fui.

De paseo, en una de las tantas putivueltas vi a un tío realmente morboso; delgado, sin llegar a fibrado, maduro, pero de edad indefinida, con un piercing en un pezón, cosa que me chifla, y que mantenía una actitud dominante con uno, a puerta abierta, en el cuarto Beethoven.
El otro en cuestión era Joaquín, el plasta.

-Ummm- No durarán mucho, pensé.

Me puse a tiro, o sea muy cerca, al alcance de sus manos por si quisieran mi intervención.
El tío morboso, me miró, pero no me hizo más caso.
Y me fui.

Pero volví... y lo mismo ocurrió.
Esta vez también se acercó otro tío, joven de treinta y pocos años, como mucho, barbita corta y de buen ver.
A este si le hizo caso, y alargando uno de sus brazos comenzó a apretarle el pezón.

Yo decidí desaparecer en mi propia invisibilidad.

Apenas me había alejado unos metros, ví como detrás mío también marchaba Joaquín.
Y en nada, también el chavalito.

Tras un breve paseo, me dirigí de nuevo hacía donde habían estado los tres.
El tío morboso aún estaba y... Oh, milagro!, de repente me hice visible ante él.
Me hizo un repaso visual, se me acercó, tocó y presionó el pezón, y yo procedí de la misma manera tocando, apretando, pero también lamiendo.

Comenzamos a sobarnos, a tantear y tontear ya sin pudor alguno, mientras algún beso y lametón furtivo humedecía nuestras bocas y caras.

El grado de excitación era evidente, y ambos íbamos respondiendo positivamente a los estímulos del otro.

Le agarré bine de la polla e inicie un pajeo.
Enseguida me hizo bajar para mamársela.

Comenzó un flirteo de dominación y sumisión, suave, como un "no me voy a pasar, no sea que se me escape", por parte de los dos.

-¿Que te gusta? - me preguntó al oído con una varonil y ronroneante voz.
- Complacer - le respondí.
-¿Como te llamas?- David- mentí.
-¿Y tú?- Alex - quién sabe si también.

Hay detalles que poco importan.

- Es la primera vez que vengo - me dijo a modo de confesión, cosa que me sorprendió un poco.
Si bien más sorprendido me quedé, si bien ello confirmaba que realmente debía ser la primera, fue cuando me dijo que la sauna era para gente que ya sabe a lo que viene.
- Pues no hay gente que viene y no sabe lo que quiere !- pensé, mientras reía para mis adentros.

Pensé, porque no dije nada.
Pienso mucho, pero hablo poco

De pie, y a medida que iba recorriendo y palpando mi cuerpo con sus manos, iba comentando.
-Tienes buena polla. Tienes buenos pezones. ¿Porque no llevas piercing?.
Y a la par que iba yo haciendo... Que bien mamas, cabrón!. Eres muy puta!, lo sabes, no?. Cuanto vicio tienes tío !- todo ello con sorpresa complacida.

Si lo decía porque lo creía, me parecía bien.
Si lo hacía para ponerme más perraco, realmente lo estaba consiguiendo.

- Me gusta que no te dé apuro montárnoslo aquí en medio, fuera de las cabinas - comentó.
- Tiene más morbo, no?, y si a los dos no nos importa... - dije, dejando colgada la frase.

Fugazmente, entre sentencias calenturientas, jadeos y gemidos varios, comentaba alguna de sus experiencias.

Se sentó en la silla de metacrílato transparente y yo me arrodillé ante él y le seguí mamando, mientras estiraba mis brazos en dirección a sus pezones, que comencé a estimular.
Se volvía loco.

- Para, para !.
- No, sigue, sigue !
No se aclaraba.

- ¿Donde querrás que me corra? - preguntó -¿ Boca, cara, pecho?.
- Cara - contesté - poniendo la misma de más vicio si cabía.
- Pues cara!, me encanta!-.
- Aunque primero te la voy a clavar hasta el fondo de la garganta y luego me corro en tu cara de perra viciosa - sentenció.

Y fue un dicho y hecho.
Se levantó de la silla, mientras yo de rodillas le seguí mamando, mientras él, literalmente, con el característico vaivén, me bien follaba la boca.
Cuando buenamente le vino en gana, me hizo tumbarse de espalda todo estirado en el suelo de la sala egipcia, apoyando los codos en el suelo, él de pie, y ante esa perspectiva, la leche que sus huevos habían acumulado durante todo este rato, la desparramó sobre mi cara.

Luego, con su mano, esparció su abundante corrida por mis mejillas, barba y frente, cual crema facial hidratante se tratara.

Y nos fuimos a duchar.
Me quedé después dando una vuelta , indeciso si me quería correr o no.
Opté por el no, y cuando me dirigí hacia el vestuario, él ya se iba.

- A ver si coincidimos otro día - nos dijimos.
A fecha de hoy, aquellas palabras aún permanecen como un deseo.

No obstante, el nuevo año no podía haber empezado de mejor manera.

(Enero 2017)



14 de junio de 2018

Borrando memorias...





Y comenzó un nuevo año, y volvió la vieja rutina.
Después de la sequía de experiencias, vino el desenfreno de la putisemana.
Y luego, de semanas de experiencias aburridas a multitud de visitas compulsivas a ver si algo interesante pasaba.

Pero el ingrediente común, salvando la putisemana, fue la desidia a la hora de escribir borradores de las experiencias, tanto por aburridas primero, como por agobio de tener tantas luego, interesantes o no.
Obvío mi proverbial falta de tiempo, o a veces más bien habría que precisar, mi mala gestión del tiempo.

El caso es, que en todo este tiempo, y hablo desde principios de verano de 2016 a fecha de hoy, se me han acumulado multitud de borradores que van desde dos frases y cuatro notas, con los que resulta imposible reconstruir nada a base de recuerdos con tantos meses de por medio, y que lo más seguro se me mezclaran unos con otros, a los de cuatro o cinco parrafos, que poco más o menos pasa lo mismo, si algo decente se pretende escribir.
Eso o inventarme cosas, que salvo nombres, nunca hago.

Todos estos, una veintena de borradores, de un plumazo, los he mando a la papelera del olvido.

Y solo me quedo con aquellos, una decena, que en afortunados momentos de inspiración, se me ocurrió escribir y describir la experiencia casi al detalle, con lo cual sólo será cuestión de pulirlos.

El hecho de que también haya tardado 10 meses en contar lo de los 6 días de la putisemana ha contribuido enormemente al retraso.
Y tiemblo de pensar que la próxima está al caer.
20 días !

Así que, en breve, aunque esto pueden ser dos o tres meses, espero actualizarme, y contar las cosas al poco de que sucedan.

También tengo intención, si bien no es la primera vez que lo intento, (por ahí hay algún post), de abrir un poco más la temática del blog, y no centrarme en relatar exclusivamente las historias y aventuras sexuales que me suceden.

Algo así como un Universo expandido de "En la penumbra".
Que es lo que se lleva ahora ;-)




10 de junio de 2018

De la calma a la tormenta ( Sauna Condal )




Pagar 16.50 euros por la entrada en la sauna y no encontrar a casi nadir por los pasillos y rincones resultó de lo más descorazonador.

Así, que por la hora, las 2.30 del mediodía y por el reclamo de mi estómago, vacío desde el croissant de primera hora de la mañana, decidí comerme un bocadillo de jamón país, una cerveza y café en el bar de la propia sauna que, por cierto, me costó 6.5 euros.

Los puros los dejaba para más tarde, si es que alguno apetecible aparecía.
Y así lo esperaba, porque el gasto exigía recompensa.

Pero lo único interesante que pasó, si es que se puede decir así fue la contemplación de un jovenzuelo, guapete, muy delgado, poquita cosa, fibrado e hiperpasivo, de polla más bien pequeña y delgada, que estuvo tumbado en la cama de la playing room del piso superior.

El chaval se dejaba tocar, sobar y mamar por quien quisiera, o sea, alguno de los cuatro gatos que pululábamos por el local.
Igual era uno, o puntualmente dos, los tíos que disfrutaban del joven, que muy puntualmente también mamaba.

Unas veces yacía boca arriba, otras boca abajo. Siempre inerte, como sumido en un sueño, excepto cuando se amorraba a alguna de las pollas ofrecidas, que entonces mamaba con toda tranquilidad y parsimonia.
Yo, básicamente miraba y me manoseaba, desde una posición muy cercana, eso sí, casi a tocar de ellos.
Pero no quería romper esa escena.

No hacer por no hacer preferí seguir disfrutando del reposado y sensual, más que sexual, cuadro, tumbado desde uno de los slings de la sala.

Uno de los tocantes del muchacho, cuando marchaba, hizo lo propio, y al pasar por delante mío, tocó, acarició y se marchó.

-Vaya par de bledas pasivas e inactivas que hay hoy en la sauna ! - creí que podría estar pensando el tío en cuestión.
No pude evitar una risilla.
Seguí pensando en que, si alguien algo quiere, algo le cuesta, así que dada mi posición vulnerable y de máxima exposición, patiabierto sobre un sling, quien se atreviera, sólo tenía que dar el paso de tomar lo que quisiera.

No pasó mucho rato cuando, de repente, aparecido de la nada surgió ante mí un tío que, prácticamente se avalanzó sobre mi, empezando casi compulsivamente a tocarme todo lo tocable, besar donde podía, morder lo que me dejaba, sobar los huevos con poca delicadeza y meterme sus dedos en el culo con brusquedad y torpeza.
En unos segundos pasé de la calma y placidez, a una tormenta desatada.

- Como se le ocurra follarme, me revienta el culo, con tanto ímpetu  - pensé, un tanto acojonado.

Pero con la misma rapidez cambio de posición, y de estar entre mis bajos patiabiertos, pasó a situarse al lado del sling, junto a mi cabeza, que agarró y donde metió, con la misma poca consideración, su polla en mi boca hasta la garganta, mientras alguna que otra hostia caía.

Con todo, lo único que me molestaba era la posición extremadamente forzada de la cabeza para mi nuca y cervicales.

Y tan rápido como vino y arrasó, desapareció, dejándome sin aliento y con el corazón acelerado.
Y tan de repente como se esfumó, volvió a surgir de la nada, con la misma desatada pasión.

- ¿Pero de donde habrá salido este neandertal?.Como siga así me mata !.

Acabé por decirle que parara.
Desapareció ipso facto, a Dios gracias, y aproveché para incorporarme del sling, bajar e irme.

Me fui a descansar del ajetreo a una cabina, donde me tumbé de nuevo como anteriormente lo había hecho sobre el columpio, plácidamente.

Diez minutos apenas duró mi tranquilidad.
Un tipo entró, comenzó a sobarme y rápidamente pasó a darme de mamar, un tanto bruscamente.
Aquí, con los mismos modos y con más luz, me dí cuenta que era el mismo tío que antes.
-Que suerte la mía !- pensé, con ironía.

Pero esta vez, yo disponía de mayor movilidad, y siendo su maneras igualmente toscas, resultó todo más cómodo.
Con algo de conversación, un poco de guarreo, algún lapo, alguna hostia ( que ya moderó ) y con unos dedos, esta vez bien metidos esta vez por el ano, con la ayuda de una autopaja, me hizo correr

Y me fui, un tanto dolorido todavía de la espalda, cuello y cervicales.
Males que una aspirina alivió cuando llegué a casa.

(Diciembre 2016)







5 de junio de 2018

De censura en Facebook, Albert Plà y el culo de los caracoles.





¿Pero que coño he publicado yo ahora, que me vuelven a censurar por enésima los porculeros del feisbuc?
En apenas un mes, hasta 5 veces he tenido problemas con ellos.
Dos realmente ridículas ( un articulo y una canción ) que, aún habiéndolas recurrido para su revisión, una después de 5 / 6 dias me contestan que sigue infringiendo sus normas y de la otra, ni me han contestado después de casi 20 días.

De las otras tres (fotografias), dos son de muy dudosa censurabilidad, y la otra, sí, en parte pueden tener razón, salvo en un punto que luego detallaré.

He aqui, de la más ridícula, a mi parecer, hasta la que solo en parte pueden tener razón.

1 - ¿Como que no me dejan publicar un articulo sobre caracoles que me había parecido sumamente curioso?
No daba crédito. Evidentemente y de manera inmediata les comuniqué que aquello no era spam (19 de mayo 2018). Aún estoy esperando respuesta. No si porque no les gusta semejante molusco, o porque puse "culo" o vete a saber porqué. En este caso, me censuraron pero no me castigaron con días de expulsión.
Si clicas sobre la imagen, accedes al artículo.




 2 - ¿Que me eliminan qué?- Aluciné cuando vi que recibía una notificación que me eliminaban la publicación de la conocida canción "Papa, jo vull ser torero" de Albert Plà, de 1989.
No recordaba haberla publicado, pero sí, efectivamente lo había hecho, siete meses atrás !!!.
Pensé, a ver, dentro de la desatada ola de catalanofobia, alentada y jaleada por toda la clase politica del régimen y sus medios de comunicación afines, ya podría ser. O por la cada día mayor persecución a la libertad de expresión, en general, y en todos los ámbitos, también.
¿Por ser de Albert Pla?, me preguntaba a mí mismo. Cierto que no es muy querido en las Españas, y aquí también es criticado por sus irreverentes y escatológicas letras, pero ¿tanto como para censurarlo?. ¿O sólo era por que cantaba en catalán?.¿O por la letra de la canción en sí? (Aquí la letra traducida)
No, no me podía creer que fuera por nada de esto.
¿Entonces?
Así que leí: " Esta publicacion incumple nuestras normas comunitarias relativas a los desnudos o actividades sexuales".
¿Desnudos o actividades sexuales?. Pero si no hay ni siquiera video, sino solo hay una imagen estática.
La carátula original del CD de cuando salió !.

Flipé cuando llegué a casa y ya desde el portátil y amplié la foto. ¡Dios pío !!!, Se ve un pezoncito !!! . Y yo no me habia dado ni cuenta !
Protesté, evidentemente. Pero ellos, en su pacatería habitual se reafirmaron en su estúpida y ridícula censura.
"Hemos revisado y la publicacion incumple nuestras normas comunitarias relativas a los desnudos o actividades sexuales".

Si clicáis encima de la foto tendréis acceso a la canción.




3 - Aqui la tercera publicación censurada, y por la que me castigaron 24 horas. 

La foto iba acompañada de un texto en plan coña, que decía algo así como que había tenido un accidente con el bote de leche condensada. Y por que iba a ser mentira !. Bien podría ser tanto leche condensada, como engrudo, como gel de baño, como clara de huevo con harina batida, como crema hidratante, babas de caracol concentrada, Ah, calla, igual es que los del feisbuc son blenofóbicos !. Mon dieu !.
Pero no, las mentes sucias y enfermas llegaron a la equivocada conclusión que aquello era "presencia de subproductos de la actividad sexual". 
Vamos que censuran aquello que se puedas pensar.




4- He aquí la cuarta que censuraron y me expulsaron 7 días.
No hay desnudo integral, y el parcial es de cintura para arriba. No se ven senos/pezones femeninos ni órganos sexuales masculinos, no hay actividad sexual ... o sí?
El texto que acompañaba la foto decía algo así como, "a ver si le encuentro la gracia al lunes".
Bueno, pues aquí es que hay " Estimulación de los genitales, incluso si es por encima o por debajo de la ropa".
¿Alguien puede pensar que realmente se está haciendo una paja, en esa postura y con los tejanos puestos?.
Al menos yo no. Donde veo una foto más artística que otra cosa, otros ven que se la está cascando aún por debajo de ropa !.
Otra vez censuran lo que puedes imaginarte.  



5 - Y la quinta publicación censurada fue esta de más abajo.Y castigado 3 días.
El texto que la acompañaba invitaba a bendecir el palmón, ya que la publicación coincidía con domingo de ramos.
A ver, por propia autocensura, no se me ocurrió publicarla en el muro general y para todos los públicos.
Por el contrario la publiqué en un grupo PRIVADO y SECRETO, en que eramos una treintena de miembros, grupo por cierto casi inactivo y que apenas ya media docena, tirando largo, publicábamos o comentábamos algo puntualmente.
Pero fue censurada casi dos meses más tarde, y el grupo eliminado, sin más.
Vamos que, la privacidad se la pasan por el forro.



¿Que os parece?

---

Otros articulos en este blog sobre la censura en facebook :






2 de junio de 2018

Sauna de diciembre. Recuperando la acción.





La inercia, más que otra cosa, me había llevado de nuevo a la sauna  aquella tarde de mediados de diciembre
Me sentía flojucho, tal vez fuese por el preludio de un resfriado, y no me sentía especialmente motivado.
Los últimos meses habían pasado desde una considerable sequía de experiencias, cierto que por falta de escapadas, a un exceso de salidas con escasos resultados satisfactorios, tal como contaba en el anterior post.

No sé si aquel día me alegré, en cierta medida, de ver poca gente, o que la que había eran tíos de bastante buen ver, o que al menos, al haber menos público, destacaban más.

Aclarar en este punto, que de buen ver, no sólo incluyen los tipos guapos o buenorros, sino aquellos que, sean como sean, detecto cierta compatibilidad y posibilidad de reciprocidad conmigo.

Un buen macho viril y velludo, de mediana edad, y cuerpo bien conservado, comenzó a meterme mano al bulto que me comenzaba a destacar bajo la toalla.
Intuí sus intenciones nada más entré en la nube de vapor, al quedarme yo en medio de la sala, y él aproximarse.

- Umm..., este por lo menos me magrea- pensé.

Le correspondí de la misma manera y me sorprendió encontrarme con una hermosa y carnosa polla, al menos al tacto manual, y al oral, como minutos segundos después de un sensual magreo comprobaría, al invitarme entonces a agacharme para saborearla.

Carnosa y  de buen tamaño, pero de una textura que me resultó un tanto extraña.
Era como si tuviera puesto un preservativo, pero sin ese desagradable sabor del látex.
La estuve disfrutando un buen rato, allí en medio, semiarrodillado, hasta que la retiró un poco para correrse sobre mi pierna flexionada.

Me hubiera quedado un rato más y mamar la polla que colgaba cerca de mi cara desde hacía unos minutos de otro buen machote que se había incorporado del banco en el que estaba sentado, y acercado a nosotros, en espera de recibir mis favores.

Pero tuve que salir, pues con la flojera que ya llevaba del día, más el sofoco propio del momento, por mis fuegos internos y los vapores externos, me estaba mareando de lo lindo.

No fue hasta unos veinte minutos más tarde, que de nuevo entre los vapores, me senté entre dos tipos, uno se hallaba detrás, en el banco superior, con cierto aire sudamericano, y el otro, que era el que más me atraía de los dos, al cual ya le había echado el ojo afuera, treintañero, ligeramente velludo de pecho y bien poquita cosa de cuerpo. Sin embargo, este me había dado ya la sensación que me evitaba.
Y así fue, que me quedé solo con el sudamericano.
Como el chaval estaba bien dispuesto, con las piernas separadas, polla visible en la medida de lo posible, delgada y larguirucha, entre el vapor, le metí mano... y se dejó.
Me incorporé todo ufano dispuesto a mamársela.
Empecé a ello, pero el momento fue bastante breve en tanto que, de nuevo, me invadió la sensación de mareo.

Uno que se emociona y acalora demasiado, y no puede ser.

Me dio penilla, pues a pesar de ser de esos tíos que ni tocan nada, ni siquiera te rozan, se había ligeramente reclinado ligeramente hacia atrás para acomodarse y disfrutar de la mamada, cuando yo, sin previo aviso, me fui.
Supongo lo dejé un poco desconcertado. Desde aquí me disculpo.

Después de ducharme para expulsar los calores internos, me fui a dar una putivuelta.
Al llegar al cuarto del sling, al entrar para lubricarme el ano con el gel del dispensador, vi como detrás se paraba un tipo, supongo que para ver que hacía.
Me daba cierto apuro que me viera ponerme el gel en tan noble lugar. Cosa curiosa, cuando, por el contrario no me importa que me vean mamándosela a alguien en medio de un pasillo. Al contrario, más bien, me excita sobremanera.
Pero mirad, cada uno tiene su sentido del pudor, no?.

El tío, majete, de buen ver, buen cuerpo, sin un ápice de vello en todo el cuerpo, entró cuando vio que había acabado de secarme las manos.
Se quedó enfrente mío y comenzó a meterme mano al paquete, a lo que respondí de la misma manera, descubriendo que también era poseedor de un buena polla.
Aproveché, ya de paso a llevarme, a la boca su pezón más cercano.

-¿Te gusta mamar?,-preguntó.
- Si, claro - contesté.

La respuesta pareció entusiasmarle, pues acto seguido, cerró la puerta.
En mi primer intento de agacharme para proceder a una mamada, me interrumpió, dejándome un tanto desconcertado, pues no me cuadraba pregunta con reacción.

Lo que hizo fue subirse al sling, y una vez bien instalado, todo patiabierto , me dejó a buena vista su hermoso cuerpo y sus atributos a mi entera disposición.
Comencé a comerle aquel buen rabaco, a sobarle el pecho de bien definidos pectorales, aunque no tanto los pezones, poco desarrollados.
Me temía por momentos que me pidiera que lo follara, cosa que, en tal posición, no me hubiera sido posible ya que ni de puntillas llegaba a su ojete.

Pero no tardó en cansarse de estar sobre el sling, y se bajó, invitándome a tumbarse con él en la colchoneta donde comenzamos a hacer un larguísimo sesenta y nueve, que gracias a un cambio constante de posturas lo lleve con dignidad.

No es una práctica que me entusiasme. Me distrae, si lo que quiero es disfrutar intensamente de la mamada de una polla, que me la chupen al mismo tiempo.
Pero bueno, como el movimiento era continuo, resultó entretenido.
Me sentía mejor arriba. Cuando estaba abajo, aprovechaba el tío para clavármela hasta el fondo de la garganta, y una vez de lado, fue cuando aprovechó para correrse sobre mi pecho.

Un calambrazo en los músculos laterales del torso casi me corta lo que, finalmente, fue una abundante corrida, esta vez sobre su torso.

- ¿Eres italiano?,- me preguntó, para mi sorpresa, mientras nos secábamos con papel higiénico.

Una pregunta un tanto extraña si apenas nos habíamos intercambiado, tres palabras él, dos palabras yo, al principio del encuentro: ¿Te gusta mamar?. - Si, claro.

Coincidimos en la ducha y ya, al menos yo, me fui.

(Diciembre 2016)




20 de mayo de 2018

Catorce saunas incompletas




La escapada a la Zeus fue prácticamente mi  primera incursión a las zonas de mis penumbras después de una semana de vacaciones.
Y añadiría el término productiva de los últimos meses, en el que salvo dicha semana, el resto fue de un aburrimiento bastante notable.
Como comentaba al final del post "El último día de la temporada", que es con el que enlaza el post de la visita a la Zeus, entre julio y mediados de septiembre, sólo me escapé brevemente en tres ocasiones, no ocurrió nada digno de contar.
No sé si fue porque se juntó las ganas de recuperar el tiempo perdido, y aprovechando que había tenido y recuperado una actividad más que notable, al menos durante una semana, que volví al redil y a la rutina de una escapada semanal con ilusión .

Con mucho ánimo, si, pero que se convirtió pronto en desánimo al comprobar que el tedio era la nota dominante de cada salida, pero lejos de pensar en desactivarme durante una temporada, entré en un proceso de aceleramiento en que pasé de las tres escapadas en tres meses, a catorce en dos ( 6 en octubre y 8 en noviembre).

Pero con unos resultados tan deplorables que ni borrador escribía.
Nada quedó de octubre.
Sólo de las cinco últimas salidas, ya de noviembre, cuando comenzó a parecer que algo se animaba, escribí algunos apuntes, muy pocos, apenas esbozos de algún momento, que si me hubiera puesto a redactarlos en su versión definitiva, algún relato interesante hubiera podido salir, pero ahora, con el tiempo que ha pasado (año y medio) no recuerdo más que aquello que escribí.


--- 1 ---


Día 8, martes - Empezamos mal. o bien según se mire pues parece un cambio de tendencia. Me medio corro apenas llegar a la sauna Condal. En el cuarto oscuro, me pilla por banda uno que me mama compulsivamente. Unos minutos apenas y salgo ya medio escurrido. Obviamente y ya parece tradición, le sigue un largo, larguisimo rato de hastío.
Uno sentado en un banco del pasillo mamando a otro. Me encantan las escenas desinhibidas. Ahí en medio, Me acerco. El mamador también me acoge en su boca. El otro se va. Igual no le gusta ser compartido. No es mi problema. Omar, que así le llamo para mis adentros al mamador pues tiene un aire musulmán, me invita a una cabina. Accedo y allí soy yo que le mama largamente. Él también. Su acento es muy de aquí. Largo momento de relax. 
 --- 2 ---

Día 15, martes - Poquísima gente hoy en la sauna Bruc. El cubano, que sólo se pasea. Justino, que casi ni me saluda. El francés que se queda "horas" en la cabina con la puerta abierta y  el culo alzado al aire en posición de querer ser follado. Uno le complace. Mortadelo lo intenta, pero es un polvo falso, solo de apariencia. Cuando el francés se pasea, lo hace con el paño en el cuello a modo de fulard. Es cuando se va que le oigo el acento y sé que es del país vecino.
Me lío con Mortadelo, que me lleva al cuarto del sling. Le mamo. Recostado en el sling, me mete dos dedos por el culo, pero es otro que se apunta quien metiendome también dos dedos, finalmente, me hace correr.

--- 3 ---

Día 16, miércoles - Vuelta a la sauna Condal -  Intentos de algo en el cuarto oscuro. Dos a mi lado maman. Jadeos. Uno de ellos me mete dedos en culo. Cuando parece que se anima para follarme, su polla en demasiado grande para mi estrecho culo. Y no hay lubricante. Nada que hacer obviamente. Pero se folla al otro que por lo visto tiene mejor capacidad. Quedo atrapado y no puedo salir. Cuando aparentemente acaban intento salir, pero me pilla de nuevo y otra vez me mete el dedo.
Aprovecho, me pajeo y corro. Seguramente sea lo único que me lleve de la tarde.
Como así fue.

--- 4 ---

Día 18, viernes - Nada más completar mi primera putivuelta, la del primer reconocimiento, en la sauna Bruc, al entrar en la sex big room, un tío me hace inclinar hacia adelante y me hace una pseudo follada, o sea, con movimiento aparente de follar pero sin meter ni siquiera la punta. Un fake en toda regla. Acabo mamando a uno que me fuerza a tumbarme, se me sienta encima y le lamo hasta el culo. Me mantiene prácticamente inmovilizado. Me pezonea fuerte, clavando uña. Pero mientras para compensar, uno me la va mamando de maravilla.
Luego, el clásico largo rato aburrido de los últimos meses.
Poco antes de irme, me follo al francés del martes, que había vuelto.
(Nota. Hubiera sido interesante haber tomado más notas de aquella tarde. Lástima)

--- 5 ---

Dia 22, martes - Justino y Joaquín, el plasta, que últimamente se comporta, me los cruzo varias veces, nos saludamos y comentamos algo sin importancia. Perraco también está por ahí, y este, finalmente en la sauna de vapor me lame los huevos, pies y ano, este último profusamente. La polla no, no quiero.
Se acerca un tiarron. Sobeos, magreos, pajeos y me corro. Casi me mareo... No me encuentro bien hasta que me voy a dormir.
Pero antes se le he comido a uno, de polla de tamaño medio, de forma un tanto extraña que me deja porque casi se corre. Luego en la sauna seca, uno se me planta delante, se la toco, saco de entre la toalla, mamo... Me fuerza en posicion extraña. Me molesta por la contractura... Se va, le sigo. Se mete en una cabina, le sigo, me deja, seguimos... le toco, se la saco, le mamo... me fuerza, me duele, se va.
Quedo medio "plantao". Poco tacto... Ni una sola palabra. Nada de nada.
(Nota: También hubiera sido interesante escribir algo más de ese día)

--- X ---

El cubano ( que ignoro si lo es, pero bien podría ser ), Mortadelo ( que de aspecto me lo recuerda ), Justino ( que me recuerda a varios personajes y al final me decidí por Justino, el de la lotería de navidad ), Joaquín (nombre imaginario, que ya ha salió en algún post), Perraco (conocido ya del cine Arenas)... Muchos nombres y muchos que faltan que me hacen pensar en si tal vez valdría la pena en hacer un post sobre los "Habituales de la Bruc", del mismo modo que hice con mis habituales del Arenas.

Se me plantean varios conflictos.

(Octubre-Noviembre 2016)